10 trucos para motivarse en el trabajo

Cómo motivarse en el trabajo. Las técnicas de automotivación son fórmulas que ayudan a superar el síndrome del estancamiento laboral. El artículo original se puede consultar en Eroski Consumer

  • Comparar los pros y los contras. Hay que revisar los aspectos que pueden resultar desmotivantes (un mal jefe, un salario bajo o estancado, falta de objetivos…) y ponerlos en un balanza junto a sus opuestos (un empleo bonito, beneficios sociales, un buen salario…). De este modo, se sopesan los pros y contras con objetividad.
  • Evitar interpretar el papel de víctima. No hay que considerarse víctima de las circunstancias, sino ser protagonista. Es conveniente pensar en positivo, porque la certeza y la esperanza de que los objetivos se pueden conseguir acercan al triunfo.
  • Ser activo y no reactivo. Quien quiere conseguir algo, lo logra. Las personas proactivas ocupan los mejores puestos porque dan soluciones a los problemas, toman la iniciativa de hacer lo que resulte necesario y desarrollan la tarea.
  • Establecer pausas para desconectar. Así se rompe la monotonía y hay una recuperación mental. Es recomendable obligarse a dar un pequeño paseo entre horas, a tomar una taza de café, a buscar un momento de conversación con algún compañero o a acercarse hasta otro departamento e interesarse por su trabajo.
  • Fijar logros y renovarlos. Es conveniente establecer etapas para lograr los objetivos y disfrutar con su consecución. En el día a día pueden marcarse objetivos menores: citarse con un cliente difícil, ordenar los archivadores de la mesa, actualizar la documentación del último proyecto. Intentar conseguirlo será como un juego.
  • Intentar mejorar las posibilidades. Para conseguir una meta hay que invertir en uno mismo con el fin de desarrollar todo el potencial. En muchos casos, basta con inscribirse en algún curso de informática, de perfeccionamiento o de idiomas. Otras veces es suficiente si se cambian algunas actitudes: ser más dinámicos, tener más iniciativa, aumentar la flexibilidad…
  • Saber disfrutar del trabajo. Desde la tarea más dura hasta el compañero con quien la convivencia resulta imposible pueden transformarse en un reto personal cuya superación ayude a contemplar el trabajo como un desafío permanente y motivador.
  • Aportar nuevos proyectos. A menudo, la desmotivación llega cuando se considera que el trabajo que se realiza no se corresponde con las posibilidades reales. Hay varias opciones: hacer las cosas mejor, ampliar las tareas, tener más iniciativas e, incluso, tomar decisiones. Este objetivo es aplicable a cualquier trabajo (un profesor puede limitarse a dar clases, o investigar y ampliar sus conocimientos con estudios).
  • No tener miedo al fracaso, sino verlo como una oportunidad de aprender.
  • Rodearse de un buen entorno. Algo tan simple como elegir una luz determinada, ajustar la temperatura y procurar que el lugar de trabajo sea lo más cómodo y estimulante posible influye mucho en el estado anímico. También rodearse de los elementos que animen más: fotos de personas o de objetos que sean un motor de acción.

 Aprovecho para hacer un poco de publicidad de la tienda online de un joyero artesano amigo. Merece la pena ver los pendientes, anillos y colgantes de plata.

La mayor motivación: pensar en los demás

Saint Exupéry nos cuenta la historia del piloto Guillaume.
Parece ser que el pequeño avión que pilotaba Guillaume tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia cuando volaba sobre los Andes. Guillaume no sufrió ningún daño, pero se encontró perdido en las montañas, en medio de una tormenta, durante cinco o seis días en tiempo de invierno. Los montañeros de la zona estaban convencidos de que Guillaume ya estaría muerto, dado que nadie había sobrevivido más de tres días en aquellas condiciones, perdido en aquellas montañas.

Cuando encontraron a Guillaume, aún estaba vivo, aunque en tal estado físico que ni tan siquiera podía hablar. Saint Exupéry nos cuenta que sus primeras palabras, después de recuperarse en el hospital fueron las siguientes: “Te juro que lo que yo he hecho es algo que ninguna bestia en la tierra es capaz de hacer”.

Guillaume repetía esa frase con cierta frecuencia, sin añadir ninguna otra explicación. Algunos días más tarde relató toda su odisea durante los días en que estuvo perdido en las montañas andinas. Parece ser que, después de estar luchando tres días contra la nieve, el hielo, el frío, seguía andando sin parar –sabía bien que pararse significaría la muerte– pero ya no le quedaba voluntad para continuar la lucha. Entonces resbalo y cayó. Le pareció imposible levantarse.

Ni tenía fuerzas para hacerlo, ni le quedaba esperanza ninguna; cualquier esfuerzo para levantarse y seguir luchando le parecía desprovisto de sentido. Pero, como quien ve un relámpago, le pasó por la mente la idea de que estaba caído en un lugar donde su cuerpo sería arrastrado por el agua cuando la nieve se fundiese, de tal manera que difícilmente podrían ser hallados sus restos.

Se dio cuenta que, en tal caso, su compañía de seguros no podría pagar la póliza de su seguro de vida hasta que no hubiesen pasado algunos años desde la fecha de su desaparición. Se dio cuenta de que esos años significarían para su joven esposa y su hijo años de dificultades económicas. En consecuencia, decidió levantarse y buscar un lugar donde pudiese morir y su cuerpo pudiese ser fácilmente encontrado, de modo que no hubiese problemas legales a la hora de certificar su muerte. Se levantó y continuó su camino. Fue encontrado dos días más tarde, aún vivo y caminando.

4 comentarios de “10 trucos para motivarse en el trabajo

  1. Creo que es un buen articulo y creo que todo esto me puede servir para cambiar mi mentalida gracias y. saludos desde puebla

  2. al leer el articulo sentí un fresquito pues la verdad llevo mas de quince días sin poder dormir debido al estrés. pero mientras leí el articulo pensé de inmediato que no era tan grave lo que pasaba y que aun con paciencia puedo continuar.
    Muchas gracias

  3. Muchas veces nuestros fracasos son debido al estado sicológico en que nos encontramos. En una oportunidad las olas me arrastraron hacia una rompiente.Después de luchar durante 10 minutos y ya practicamente entregado, porque me dolían hasta la uñas, una ola me arrastro hacia las profundidades, por lo que ya decidí entregarme a la muerte. Me quedé quieto un instante y ya no me dolía nada, porque estaba totalmente aturdido. Pensé en los míos, y que además la mar me llevaría para dentro y nunca me encontrarían; pensé en que todo no podía terminar asi, me quede quieto un instante y comence a contar, uno, dos, tres y comencé a nadar hacia arriba, parece que eran minutos largos, e interminables, llegue arriba donde estaba espera´ndome un helicóptero que a las postre me sacó medio muerto.

  4. La automotivación es la principal carta que debemos jugarnos a diario para estar en pié tanto personal como laboralmente.
    No soy experto en couching, pero aprendí por cosas de la vida a no hacerme la víctima frente a los problemas que nos puedan afectar.
    Mi caso particular laboral es que llevo 11 años trabajando en una compañía donde partí trabajando como “Junior” o mensajero, realizando tramites bancarios, y tareas menores de administración.
    Con el desarrollo de ese noble trabajo interactuaba con personas que eran muy simpaticas, sin embargo también me tocaba laborar con personas poco coloquiales y mal eduacadas que a veces me pasaban a llevar simplemente por que creían que su trabajo y nivel académico eran superiores a los mios. (esos los llamo “los bloqueados” O LB)
    Sólo con la secundaria terminada no tenía mucha opción de optar a hacer algún trabajo más calificado, por lo que a los 29 años decidí estudiar una carrera profesional. Durante mi periodo de estudios tuve ascesos laborales en cargos medios, hasta ahora a los 36 años que ya me titulé de ingeniero y además poseo un diplomado tengo un cargo subgerencial en una multinacional y me estoy preparando para comenzar mi MBA para seguir creciendo.

    Esa es la parte bonita, la que YO hice para modificar mi vida.

    La parte fea es que siempre hay personas que no creen en tus capacidades y que aún asi, viendo que haces las cosas bien sigue reprochandote el mínimo error que puedas haber cometido. Gente que es de pensamiento mediocre y que además no realiza ningún aporte en tu vida (LB). Si somos capaces de tomar en cuenta a esas personas NUNCA VAMOS A LOGRAR LO QUE NOS PROPONEMOS.

    Si nos rodeamos de gente buena y de buena vibra, más nuestro esfuerzo y metas claras, consideren sus sueños cumplidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *