El elefante atado – Zona de confort

Un día un niño vio como un elefante del circo, después de la función, era amarrado con una cadena a una pequeña estaca clavada en el suelo. Se asombró de que el elefante no fuera capaz de liberarse de aquella pequeña estaca, y que ni siquiera hiciera el más mínimo esfuerzo por conseguirlo.

Decidió preguntarle al hombre del circo, que le respondió:

– Es muy sencillo, desde pequeño ha estado amarrado a una estaca como esa, y como entonces no era capaz de liberarse, ahora no sabe que esa estaca es muy poca cosa para él. Lo único que recuerda es que no podía escaparse y por eso ni lo intenta.

Esto nos sucede a todos en algunos temas, en los que tenemos topes o barreras con las que chocamos porque siempre las hemos visto como insuperables, aunque ya hayamos crecido lo suficiente para vencerlas, o por lo menos, para acercarnos más a superarlas

Cuando una gran acería norteamericana comenzó a cerrar plantas a principios de los años 80, ofreció reeducar a los obreros despedidos para que buscaran nuevos empleos. Pero la reeducación no echó raíces. Los psicólogos intentaron averiguar por qué, y notaron que los obreros sufrían agudas crisis de identidad. Preguntaban: “¿Cómo podría hacer otra cosa? Yo siempre he sido tornero”.

Cuando les preguntan cómo se ganan la vida, las personas describen las tareas que realizan todos los días, no el propósito de la empresa de la cual forman parte. La mayoría se ven dentro de un “sistema” sobre el cual no ejercen ninguna influencia. “Hacen su trabajo”, cumplen con su horario y tratan de apañárselas ante esas fuerzas que están fuera de su control. En consecuencia, ven sus responsabilidades como limitadas por el puesto que ocupan.

Cuando las personas de una organización se concentran únicamente en su puesto, no sienten mayor responsabilidad por los resultados que se generan cuando interactúan todas las partes. Más aún, cuando los resultados son decepcionantes, resulta difícil saber por qué. Sólo se puede suponer que “alguien cometió una falta”.

La experiencia directa constituye un potente medio de aprendizaje. Aprendemos a caminar  mediante ensayo y error. Realizamos un acto y vemos las consecuencias de ese acto. Pero, ¿qué ocurre cuando ya no vemos las consecuencias de nuestros actos?

Cada uno de nosotros posee un “horizonte de aprendizaje”, una anchura de visión en el tiempo y el espacio, dentro del cual evaluamos nuestra eficacia. Cuando nuestros actos tienen consecuencias que trascienden el horizonte de aprendizaje, se vuelve imposible aprender de la experiencia directa.

Cambio de paradigma

La expresión cambio de paradigma fue introducida por Thomas Kuhn en un libro muy influyente, una piedra angular, titulado La es­tructura de las revoluciones científicas. Kuhn demuestra que casi to­dos los descubrimientos significativos en el campo del esfuerzo cien­tífico aparecen primero como rupturas con la tradición, con los vie­jos modos de pensar, con los antiguos paradigmas.

Por ejemplo, hasta que se elaboró la teoría de los gérmenes, un alto porcenta­je de mujeres y niños morían durante el parto, y nadie entendía por qué.

En las escaramuzas de la guerra, eran más los hombres que mo­rían de pequeñas heridas y de enfermedades que de traumas impor­tantes sufridos en el frente. Pero en cuanto se desarrolló la teoría de los gérmenes, un paradigma totalmente nuevo, un modo mejor y per­feccionado de comprender lo que sucedía, hizo posible un perfeccio­namiento médico extraordinario, significativo.

Nuestros para­digmas, correctos o incorrectos, son las fuentes de nuestras actitudes y conductas, y en última instancia de nuestras relaciones con los demás.

gestión del tiempo

Muchas personas experimentan un cambio de pensamiento cuando afrontan una crisis que amenaza su vida y de pronto ven sus prioridades bajo una luz diferente, o cuando asu­men un nuevo rol, como el de esposo o esposa, padre o abuelo, di­rectivo o líder.

Los paradigmas son poderosos porque crean los cristales o las lentes a través de los cuales vemos el mundo. El poder de un cambio de paradigma es el poder esencial de un cambio considerable, ya se trate de un proceso instantáneo o lento y pausado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *