5 situaciones difíciles en las entrevistas de trabajo

5 situaciones difíciles en las entrevistas de trabajo

Esta es la continuación del artículo que publiqué hace unos días y que nos daba una serie de pista para responder con acierto a preguntas difíciles que se nos pueden presentar en una entrevista de trabajo. Ahora van otros consejos para afrontar situaciones poco usuales ante las que se debe reaccionar con naturalidad:

Un entrevistador que habla de manera constante por teléfono y con otras personas que entran y salen del despacho. No hay que mostrar malestar, sino aprovechar para reflexionar sobre qué se va a decir. También conviene anotar en un bloc el momento en el que se ha interrumpido la conversación. De este modo, se puede refrescar la memoria al seleccionador e impresionarle por el control de la situación.

El seleccionador no encuentra el currículum del candidato. No hay que apurarse, sino ser previsores y acudir a la entrevista con una copia del currículum.

El entrevistador se dispersa y habla de forma constante. Hay que intentar aprovechar las pausas para avanzarle las propias competencias y averiguar las necesidades del puesto de trabajo. Lo peor que puede pasar es que no le quede tiempo para formular algunas cuestiones importantes. Entonces, se puede preguntar si le interesaría conocer alguna experiencia concreta.

Expone sólo los aspectos negativos del puesto de trabajo. No hay que mostrar desánimo. Se debe recordar que la mayoría de los trabajos cuentan con aspectos negativos, pero que se apuesta más por los factores positivos de ese trabajo y de esa empresa.

No mira a los ojos durante la entrevista. Puede deberse a que es una persona tímida, a cierta falta de sinceridad o a ambas cosas. Conviene sonreír, sin mirarle a los ojos.

Sólo hace preguntas directas. Este tipo de cuestiones sólo requieren un “sí” o un “no” como respuesta, no permiten exponer las aptitudes o los rasgos de personalidad, pero hay que intentar desarrollarlas. A la cuestión “¿Le gusta trabajar bajo presión?” se podría responder: “Sí, creo que una cierta dosis de presión es buena, porque permite una atención continuada al trabajo que se realiza. Además, en el mundo tan cambiante en el que vivimos, es fundamental saber trabajar de este modo”.

La venta personal en la búsqueda de empleo

Muchas veces, no es la falta de formación o de experiencia la causa de no encontrar empleo. El problema es el desconocimiento de cómo vendernos a nosotros mismos a las personas que nos pueden seleccionar.

Tanto la formación, como la experiencia y las capacidades hay que saber venderlas, ya que muchas veces un hecho extraordinario se puede presentar como algo simple y sencillo, restando, por modestia, valor a nuestra candidatura.

Hay un término medio entre la modestia excesiva y la fanfarronería. Hoy en día a un mismo empleo se presentan decenas de personas y son los pequeños detalles en la calidad del currículum, en la preparación de la entrevista, etc…, los que nos van a diferenciar sobre los demás candidatos.

Hay que añadir un enfoque comercial a nuestro currículum, a nuestra entrevista, a nuestra forma de vestir y presentarnos... Y estas habilidades no se improvisan, sino que se ensayan. Se puede practicar delante de un espejo, practicar en la propia entrevista, o practicar en el día a día: “vender” nuestras ideas, “nuestros” planes… al grupo de amigos o familiares. Y aprender de los mejor que lo hacen.

Buscar trabajo nunca es fácil y en época de crisis la cosa se complica todavía más. Aquí van una serie de consejos por si te pueden ayudar:

  • Céntrate en lo que has hecho, no en lo que sabes. En tiempos de inestabilidad las empresas prefieren apostar por valores seguros. Destaca tu experiencia y lo que has logrado.
  • Aprovecha la carta de presentación de tu email. Que no sea algo de relleno. Preséntate como solución a los problemas de la empresa. Sé positivo, presenta ideas y soluciones.
  • Demuestra responsabilidad y confianza. Utiliza verbos como organizar, desarrollar, planificar…
  • Actualiza tu currículum a las nuevas tendencias. Destaca del resto. No basta con un curriculum on-line. La marca personal es importante. Un blog, una actitud activa en Linkedin, un videocurrículum puede ser lo que marque la diferencia.
  • Prepara tu entrevista por Skype, ya que cada vez se utiliza mas este método. Te dejo un interesante artículo: 16 consejos para hacer una entrevista por Skype

Carlos Manuel escribe en XL SEMANAL un interesante artículo

Los 10 pasos del éxito de Steve Jobs:

  1. Mantener equipos de trabajo reducidos. En los inicios de Macintosh, la plantilla de empleados era de cien personas, ni una más ni una menos. Si era necesario contratar a un nuevo empleado, antes se despedía a otra persona.
  2. Usar la zanahoria antes que el palo. Jobs a veces puede dar miedo, pero su carisma personal es lo que de verdad motiva a sus empleados.
  3. Crear prototipos de todas las cosas. Todo cuanto Jobs saca al mercado viene precedido por una exhaustiva sucesión de prototipos: el hardware, el software, las mismas tiendas de Apple.
  4. Guardar los secretos. En Apple nadie habla. Todas las labores se ejecutan de forma compartimentada, para que nadie sepa más de lo que es estrictamente necesario.
  5. Abstenerse de realizar estudios de mercado. Es famosa la frase de Jobs: «La gente no sabe lo que quiere hasta que uno se lo muestra». Él mismo se encarga de realizar sus personales estudios de mercado: se lleva los prototipos a casa y los pone a prueba durante meses seguidos.
  6. Investigar de forma permanente. A la hora de diseñar los folletos comerciales de Apple, Jobs estudió en detalle el uso que Sony hacía de los tipos de letra, la maquetación y el papel con un peso determinado.
  7. Tomar decisiones sin vuelta atrás. Jobs está tan orgulloso de los productos que ha descartado como de los que ha lanzado al mercado.
  8. Buscar la perfección. Jobs presta meticulosa atención al detalle. La víspera del lanzamiento del primer iPod, los empleados del staff se pasaron la noche entera sustituyendo las clavijas de los auriculares porque Jobs consideraba que no hacían clic de la forma precisa y deseable.
  9. Fichar a los mejores. Esa es siempre su consigna.
  10. Simplificar. La filosofía del diseño que tiene Jobs se basa en la constante simplificación.

 

Algunos comentarios a estos puntos

Uno de los problemas fundamentales de las organizaciones consiste en que los trabajadores tienen metas totalmente distintas de las metas de la empresa. Por lo general, los sistemas de recompensa son completa­mente incongruentes.
Sin participación no hay compromiso. Ahora bien, en las primeras etapas, cuando una persona es nueva en una organización, es perfectamente posible fijarles una meta. Pero cuando las personas maduran, quieren participación, una participa­ción significativa. Y si no tienen participación, no comparten.

Muchas de las prácticas de gestión tienen su origen en la era industrial, cuando los trabajos manuales tenían un gran peso. En la era del conocimiento nos encontramos con el “problema” de que el tipo de trabajo ha cambiado pero el modelo de control de muchos directivos no, y sigue imitando el modelo de gestión que podía tener su sentido en era industrial.
Con los trabajadores del conocimiento es imprescindible poner el enfoque del management en la motivación y el talento. Una filosofía de la gestión basada en el control hace que los procedimientos, la remuneración y el castigo supriman el talento y la voz del ser humano.

No se puede pensar en términos de eficiencia cuando se trata de personas: se piensa en tér­minos de efectividad con la gente y de eficiencia con las cosas. Hay muchas personas frustradas en su deseo de hacer muchas cosas, olvidando y desatendiendo a las personas que tiene alrededor. Uno no debe sentirse culpable cuando no cumple con la programación horaria o cuando hay que cambiarla para dedicar más tiempo a las personas.

Redefinir. Una virtud del buen comunicador

Convertir súbitamente algo que parece negativo en positivo, es un elemento que produce un gran impacto persuasivo.

Un ejemplo notable de redefinición se produjo en un debate entre Ronald Reagan y Walter Mondale, por las elecciones presidenciales, en 1984. Mondale atacó con el argumento de la avanzada edad de Reagan. Y cuando el público esperaba una fuerte reacción defensiva de Reagan… este simplemente dio vuelta el argumento: dijo que, por su parte, no pensaba tratar el tema de la edad de los candidatos, para no explotar la juventud e inexperiencia de su rival.

Dicen los especialistas que las cámaras enfocaron justo en el momento de esta respuesta a Mondale, y éste sonrió. Este detalle fue el final para Mondale. Reagan había REDEFINIDO un obstáculo puesto en la mesa por Mondale, y además, éste había sido mostrado a los millones de telespectadores con una sonrisa en la boca, como aceptando la habilidad de Reagan y su respuesta demoledora.

Tal el poder de la REDEFINICION, cuando de pronto, una aparente desventaja es convertida en ventaja.

3 comentarios de “5 situaciones difíciles en las entrevistas de trabajo

  1. ¿Qué hacer cuando el entrevistador te hace demasiadas preguntas personales?

    Esto es algo que me ha pasado mucho, y nunca sé muy bien cómo actuar, puesto que hay cosas que creo que no tienen que ver con el trabajo, como puede ser si tengo pareja o intención de tener hijos. Pero si no contestas…

    Saludos,

  2. Creo que es importante mantener la calma y no perder el “control” de la situación. Si la pregunta empieza a ser molesta también se puede devolver la pregunta ¿Afecta en algo esta situación a capacidad para este puesto de trabajo?
    Muchas veces lo de menos es la respuesta en si. Lo mas importante es como se afronta la situación: con humor, seguridad, sentido común…
    Sabiendo que no hay nada que perder, principalmente porque nada has logrado todavía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *