hebras y cuerdas

Se empieza con un pensamiento y se termina en un destino

«Siembra un pensamiento, cosecha una acción; siembra una ac­ción, cosecha un hábito. Siembra un hábito, cosecha un carácter; siembra un carácter, cosecha un destino», dice el proverbio. Básicamente, nuestro carácter está compuesto por nuestros hábi­tos. Los hábitos son factores poderosos en nuestras vidas. Dado que se trata de pautas consistentes, a menudo inconscientes, de modo constante…