Miedo escénico

Ninguna experiencia, ya sea hablar en público, pedir un aumento de sueldo, nadar en un lago a pleno sol… es en sí misma dolorosa o placentera. Es tu percepción, tu pensamiento, quien la hace una cosa u otra. Cuando el miedo enseñe su horrible cabeza, córtasela de cuajo. Para ello lo mejor es hacer precisamente esa…