Barreras a la innovación. Humor

Ya decía Henry Ford decía:

“Si le hubiera preguntado a la gente qué quería, me hubiera dicho que un caballo más rápido”.

Si una empresa sólo atiende a lo que los clientes “piensan que necesitan”, nunca será capaz de innovar. Se dice que una innovación sólo se da cuando los consumidores la adoptan, pero esto no quiere decir que los consumidores son los que la impulsan. Las grandes innovaciones vienen de empresas visionarias.

Innovación y zona de confort

Proponer ideas para la innovación es arriesgado. Salir, y hacer salir, de la zona de confort, no siempre es fácil. Este vídeo relata con humor esta situación. Espero que con este vídeo consiga animar a aquellas personas que proponen ideas en la empresa y que vean que es un problema que viene de lejos.

Peligros para la innovación: el acostumbramiento

Si ponemos una rana en una olla de agua hirviendo inmediatamente intenta salir. Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente y no la asustamos, se queda tranquila. Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados centígrados, la rana no hace nada, e incluso parece pasarlo bien. A medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla, aunque nada se lo impide y la rana se queda allí y hierve. ¿Por qué?

Porque su aparato interno para detectar amenazas a la supervivencia está preparado para cambios repentinos en el medio ambiente, no para cambios lentos y graduales. Para aprender a ver procesos lentos y graduales tenemos que aminorar nuestro ritmo frenético y prestar atención no sólo a lo evidente sino a lo sutil. Tenemos que aprender a subir al balcón, para ser capaces que lo urgente no nos tape lo importante.

No eludiremos el destino de la rana a menos que aprendamos a aminorar nuestro ritmo frenético y ver esos procesos graduales que a menudo plantean para todos las mayores amenazas.

Dicen que en Asia cuando entras al despacho de un compañero y no está “trabajando”, no se le interrumpe porque supones que estará pensando. Aquí sin embargo le criticamos ¡éste no está haciendo nada!

Grandes innovaciónes

Antes de la primera ola de cambio, la mayoría de los humanos vivían en grupos pequeños y, a menudo, migratorios, y se alimentaban de la caza, la pesca o la cría de rebaños. En algún momento, hace aproximadamente diez milenios, se inició la revolución agrícola y se difundió lentamente por el Planeta, extendiendo poblados, asentamientos, tierra cultivada y una nueva forma de vida.

Esta primera ola de cambio no se había extinguido aún a finales del siglo XVII, cuando la revolución industrial estalló sobre Europa y desencadenó la segunda gran ola de cambio planetario. Este nuevo proceso —industrialización— empezó moviéndose con mucha más rapidez a través de naciones y continentes. Así, pues, dos procesos de cambio separados y distintos recorrían simultáneamente la Tierra, a diferentes velocidades. En la actualidad, la primera ola de cambio ha cesado virtualmente. Sólo unas pocas y diminutas poblaciones faltan para ser alcanzadas por la agricultura. Pero la fuerza de esta gran primera ola se ha disipado básicamente. 
Entretanto, la segunda ola, tras haber revolucionado la vida en Europa, América del Norte y algunas otras partes del Globo en unos pocos siglos, continúa extendiéndose a medida que muchos países, hasta ahora fundamentalmente agrícolas, se esfuerzan apresuradamente en construir acerías, fábricas de automóviles, factorías textiles, ferrocarriles y planta transformadoras de alimentos. Aún se percibe el impulso de la industrialización. La segunda ola no ha perdido por completo su fuerza. Pero mientras continúa este proceso, otro, más importante aún, ha comenzado ya. Pues con la culminación de la marea de industrialismo en las décadas siguientes a la Segunda Guerra Mundial, una poco conocida tercera ola empezó a recorrer la Tierra, transformando todo cuanto tocaba. 
Por tanto, muchos países están percibiendo el impacto simultáneo de dos e incluso tres olas de cambio completamente distintas, todas ellas moviéndose a velocidades diversas y con diferentes grados de fuerza tras sí.

2 comentarios de “Barreras a la innovación. Humor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *