Anécdotas empresariales

Anécdota empresarial. Necesitan un jefe

Un equipo de seis hombres trabajando en un jardín, a las órdenes de un capataz. Van bajando árboles bastante grandes de un camión hasta acercarlos al lugar donde los iban a plantar. El equipo estaba intentando subir uno de aquellos ejemplares por una cuesta, había que salvar un pequeño muro. Era una operación algo delicada y los seis del equipo estaban gritando y dándose órdenes, hablando todos a la vez.

Cuando pasé por allí, vi al capataz, que los observaba de lejos, y estaba fumando. Me guiñó el ojo y, mirando a su equipo, me dijo: De vez en cuando los dejo solos, para que se den cuenta de que necesitan un jefe.

Anécdota empresarial. Los dos picapedreros

Un día, un hombre observaba a dos albañiles construyendo un edificio. Notó que uno de los trabajadores continuamente refunfuñaba, gruñía y maldecía su trabajo. Cuando le preguntaron qué hacía, replicó:

«Poner una piedra sobre otra todo el día, hasta que mi espalda parece que se parte». 

El otro albañil silbaba mientras trabajaba. Sus movimientos eran rápidos y seguros y su cara resplandecía de satisfacción. Cuando le preguntaron qué hacía, replicó:

 «No estoy solamente haciendo una pared de piedra. Estoy ayudando a construir una catedral».

Muchas veces, ante un mismo trabajo, la actitud de las personas se vuelve fundamental. Si somos capaces de tener una visión global de lo que hacemos, el trabajo que realizamos adquiera una dimensión que hasta ese momento era desconocida. Trabajar con una visión global, con un fin en la mente (ya sea ser parte de un proyecto, servir a la sociedad…) ayuda a darle un mayor sentido al trabajo, a realizarlo con mayor motivación y a ser fuente de satisfacción personal.

Reflexión. Los 4 pasos del proceso de aprendizaje:

  • La Incompetencia Inconsciente: es el desconocimiento de la ignorancia. Es la situación que se produce cuando ni siquiera se sabe que existe una materia (porque nunca se ha oído hablar de ella, por ejemplo).
  • La Incompetencia Consciente: es el conocimiento de la ignorancia.
  • La Competencia Consciente: es el conocimiento de lo que se sabe. Soy consciente de mis límites.
  • La cuarta fase del ciclo es la Competencia Inconsciente: es el objetivo máximo de todo aprendizaje, en el que el conocimiento fluye y los límites se desvanecen. Es esa habilidad de los que saben tanto que les hace parecer naturales

El objetivo de todo aprendizaje es llevarnos a la cuarta fase del ciclo.Y para llegar a la cuarta fase hay que pasar por alguna de las anteriores.

Anécdota del Titanic

En la noche del 14 de Abril de 1912, el Titanic chocó contra un iceberg en el océano Atlántico y se hundió causando la pérdida de muchas vidas. Un de las anécdotas más curiosas que se contaba de este desastre, es la de una mujer que consiguió un asiento en uno de los botes salvavidas.

Preguntó si podía regresar a su camarote por algo que había olvidado y le dieron tres minutos para hacerlo. Corrió por los pasillos y ya en su camarote, pasó por alto su dinero y joyas y tomó tres naranjas. Entonces volvió rápido a su lugar en el bote.

Sólo unas horas antes hubiera sido ridículo pensar que ella hubiera aceptado unas naranjas a cambio del más pequeño de sus diamantes, pero en esas circunstancias las naranjas podrían salvarla la vida. La emergencia había clarificado sus prioridades.

Si supiéramos que nos queda una semana de vida ¿en que emplearíamos ese tiempo? Muy a menudo aprendemos muy tarde lo que es verdaderamente importante.

Anécdota del caminero

Un amigo que trabajaba como conductor de camiones. Tras los cientos de kilómetros que recorría cada semana, le pregunté cómo evitaba sentirse extremadamente cansado. «Todo está en la actitud», contestó. «Algunos conductores “van a trabajar” en la mañana, pero yo “voy a dar un paseo por  Europa”». Esa clase de perspectiva positiva le es una fuente de motivación.

Anécdota del pequeño comerciante. ¿Amenaza u oportunidad?

La tienda de una cadena nacional de ropa se había instalado junto a una pequeña tienda y había adquirido todas las propiedades de su manzana. El propietario de la tienda de ropa se rehusó a vender. «Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio», le dijeron los competidores. Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda por departamentos rodeando por ambos lados a su pequeño negocio. Los cartelones de los competidores anunciaban «¡Gran inauguración!» El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su tienda que decía: «Entrada principal».
Una gran amenaza se consigue convertir en una gran oportunidad.

Anécdota del palo y la zanahoria

Algunas anécdotas de experiencias cristalizantes (la zanahoria

Se cuenta que cuando Albert Einstein tenía cuatro años su padre le mostró una brújula magnética. Ya cuando era adulto, el autor de la teoría de la relatividad, recordaba ese hecho como el motivador de su deseo imparable de desentrañar los misterios del universo.

Otro ejemplo es el de Yehudi Menuhin, uno de los grandes violinistas de la historia contemporánea. A los tres años fue llevado a un concierto dela Sinfónica de San Francisco. En esa oportunidad fue hechizado por el violinista que ejecutó el “solo”. Pidió a sus padres que le regalaran un violín y el resto es historia.

 

Algunas anécdotas de experiencias paralizantes, que son aquellas que bloquean el desarrollo de una inteligencia. Las experiencias de este tipo están llenas de emociones negativas, capaces de frenar el normal desarrollo de las inteligencias. Sensaciones de miedo, vergüenza, culpa, odio, impiden crecer intelectualmente.

Podemos poner como ejemplo a un mal maestro que descalificó un trabajo, humillando con su comentario frente al aula la incipiente creación artística de un alumno.

O la violenta evaluación de un padre cuando gritó: “Deja de hacer ese ruido” en el momento en que la fantasía del alumno lo hacía integrar una “banda” importante en concierto y golpeaba con dos palillos sobre la mesa.

Es probable así, que luego el alumno decida no acercarse más a un instrumento musical o no dibujar más porque ya decidió que “no sabe hacerlo”.

3 comentarios de “Anécdotas empresariales

  1. Por mas abrumador que resulte o parezca el panorama empresarial frente a la competencia ten por seguro que se apertura otro y se convierta en la principal puerta de entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *